Chile se prepara para la cumbre APEC 2019

Chile se prepara para la cumbre APEC 2019

Chile se prepara para recibir la Reunión Final de Altos Representantes (CSOM) y la Cumbre de Líderes (AELM) del Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico (APEC). Evento que tendrá lugar en Santiago de Chile, entre los días 11 al 12 y del 16 al 17 de noviembre , respectivamente, del año en curso.

Recordemos que la APEC es el principal foro para promover el crecimiento, la cooperación técnica y económica, la facilitación y liberalización del comercio y las inversiones en la región Asia Pacífico. Creado en 1989, gracias al auspicio de Australia y Japón, con el fin de fortalecer las economías de la región Asia Pacífico.

Sin embargo, cabe recordar, que aquella reunión, será la culminación de una serie de otras reuniones, encuentros y talleres, que tendrán lugar en varias ciudades de nuestro país, según el calendario publicado por la página oficial de la APEC.

Un gran objetivo a largo plazo es la creación de un Área de Libre Comercio del Asia Pacifico (FTAAP). En mayo de este año, se conformó oficialmente el APEC Vision Group (AVG), que se dedicará a definir la visión post 2020 del Foro.

De más está mencionar que Chile será protagonista de uno de los eventos más importantes del año 2019. En el cual gran parte de las principales economías del mundo, tendrán cita en nuestro país. Que se destaca cada día más en el ámbito internacional; tanto por sus maravillosos paisajes como por la seguridad que caracteriza a este rincón del mundo y que le da un invaluable valor agregado.

Atendido lo anterior, tendremos un enorme desafío, como país anfitrión, en responder a los servicios como a los requerimientos que necesiten las personas que integran las delegaciones, tales como hotelería, transporte, logística comunicacional y financiera, soportes digitales adecuados y todo lo que se relacione con la industria del turismo. La cual recién estamos en proceso de transformarla en un producto que cumpla cabalmente con las exigencias que las delegaciones de las distintas nacionalidades nos confían.

Vuhl: el superauto deportivo, de origen mexicano.

Vuhl: el superauto deportivo, de origen mexicano.

La startup mexicana, Vuhl (Vehicles of Ultra High-performance and Lightweight), debuta en un mercado que, supuestamente, ha estado pauteado por marcas de países cuyas industria automotriz lleva décadas de desarrollo tecnológico.

Sin embargo, aquello no fue mayor preocupación para los hermanos Iker, de escasos 30 años de edad, y Guillermo Echeverría. Construyendo una empresa dedicada a la construcción de supercarros con diseño, tecnología y ensamblaje realizados 100% en México.

Claro está que no ha sido para nada fácil, teniendo en cuenta que los materiales usados son productos de alta gama, como el titanio, la fibra de carbono, el aluminio híbrido, entre otros. Debiendo importar materiales y tecnologías desde el extranjero, principalmente desde continente europeo. Así se consigue que el chasis de la marca, consigan pesos tan inverosímiles como los 660 Kg.

Los hermanos Echeverría basaron su visión en el legado que les dejó su progenitor, don Guillermo Echeverría Senior. Quien se dedicaba a coleccionar automóviles en el garage familiar. Fue así que haciendo honor, tanto a su padre como a la rica cultura de su tierra natal, los Echeverría han logrado que el diseño de su modelo insignia, Vuhl 05 , consiga llamar la atención por donde se lo mire. Consiguiendo, además, un exquisito equilibrio entre líneas curvas y ángulos agresivos; dando la impresión de un deportivo compacto, pero con una robustez que se impone inmediatamente

Un dato no menor, es que la marca cuenta con una amplia gama de opciones disponibles en su página web; la cual, aparte de exponer una atractiva y dinámica presentación, permite revisar punto por punto los detalles para solicitar y armar, a medida, el deportivo de cada uno de los interesados. Importante es señalar que la compañía apunta a modelos exclusivos, ensamblados a pedido. Debiendo solicitarlos con a lo menos 1 a 3 meses de anticipación, por ahora.

Para conseguir el modelo Vuhl-05, de 2.3 litros, 4 cilindros, motor turbo con sistema de distribución de doble árbol de levas DOHC, monocasco de fibra de carbono, aceleración de 0-100 km/hora en 3,6 segundos y un diseño marcado por la «pasión», tal como destacan sus constructores, los futuros compradores, deberán ir pensando en desembolsar unos US$ 120.000 a US$ 180.000.

Tal ha sido el éxito de Vohl, que ya han presentado el modelo Vuhl-05RR. Una joya, que con sus 3.4 litros y una caja secuencial de 6 velocidades, literalmente se dedicará a tragar el pavimento.-